19, ... diecinueve compositores de nuestro club anduvieron por tierras que fueron Curia de
Tarragona, que pocos recuerdan como Vila-seca de Solcina (Vila-seca dels Olzina).
De los más
puer
, como Noah, Ariadna, Aramí, Roc, Arnau S., Adahara, Laura, Alejandro, Iago,
Arnau P. y Asier; a los más
Iuvenis
como Ainhoa, Gorka, Sergi, Pau T., Pau M., Òscar, Ferran y
Gaby. Los acompañaron nuestros mejores directores, como Lluís, Josito y Marc; y también
estuvieron sus familias. Todos tocaron su propia sinfonía.
Cada una tuvo su historia. Unas gustaron más que otras, algunas fueron premiadas y otras no
comprendidas (también le pasó a Johann Sebastian Bach), pero todas sonaron a las puertas del
mar.
De vuelta a nuestros frescos valles, tocará seguir trabajando, jugando, creando. Prepararemos
los próximos conciertos, en nuevos o en ya conocidos escenarios; y allí seguiremos mostrando
a la eternidad lo que más nos gusta, jugar a ajedrez y compartir nuestra afición.
Gracias por hacernos felices.
19, ... diecinueve compositores de nuestro club anduvieron por tierras que fueron Curia de
Tarragona, que pocos recuerdan como Vila-seca de Solcina (Vila-seca dels Olzina).
De los más
puer
, como Noah, Ariadna, Aramí, Roc, Arnau S., Adahara, Laura, Alejandro, Iago,
Arnau P. y Asier; a los más
Iuvenis
como Ainhoa, Gorka, Sergi, Pau T., Pau M., Òscar, Ferran y
Gaby. Los acompañaron nuestros mejores directores, como Lluís, Josito y Marc; y también
estuvieron sus familias. Todos tocaron su propia sinfonía.
Cada una tuvo su historia. Unas gustaron más que otras, algunas fueron premiadas y otras no
comprendidas (también le pasó a Johann Sebastian Bach), pero todas sonaron a las puertas del
mar.
De vuelta a nuestros frescos valles, tocará seguir trabajando, jugando, creando. Prepararemos
los próximos conciertos, en nuevos o en ya conocidos escenarios; y allí seguiremos mostrando
a la eternidad lo que más nos gusta, jugar a ajedrez y compartir nuestra afición.
Gracias por hacernos felices.
19, ... diecinueve compositores de nuestro club anduvieron por tierras que fueron Curia de
Tarragona, que pocos recuerdan como Vila-seca de Solcina (Vila-seca dels Olzina).
De los más
puer
, como Noah, Ariadna, Aramí, Roc, Arnau S., Adahara, Laura, Alejandro, Iago,
Arnau P. y Asier; a los más
Iuvenis
como Ainhoa, Gorka, Sergi, Pau T., Pau M., Òscar, Ferran y
Gaby. Los acompañaron nuestros mejores directores, como Lluís, Josito y Marc; y también
estuvieron sus familias. Todos tocaron su propia sinfonía.
Cada una tuvo su historia. Unas gustaron más que otras, algunas fueron premiadas y otras no
comprendidas (también le pasó a Johann Sebastian Bach), pero todas sonaron a las puertas del
mar.
De vuelta a nuestros frescos valles, tocará seguir trabajando, jugando, creando. Prepararemos
los próximos conciertos, en nuevos o en ya conocidos escenarios; y allí seguiremos mostrando
a la eternidad lo que más nos gusta, jugar a ajedrez y compartir nuestra afición.
Gracias por hacernos felices.
19, ... diecinueve compositores de nuestro club anduvieron por tierras que fueron Curia de
Tarragona, que pocos recuerdan como Vila-seca de Solcina (Vila-seca dels Olzina).
De los más
puer
, como Noah, Ariadna, Aramí, Roc, Arnau S., Adahara, Laura, Alejandro, Iago,
Arnau P. y Asier; a los más
Iuvenis
como Ainhoa, Gorka, Sergi, Pau T., Pau M., Òscar, Ferran y
Gaby. Los acompañaron nuestros mejores directores, como Lluís, Josito y Marc; y también
estuvieron sus familias. Todos tocaron su propia sinfonía.
Cada una tuvo su historia. Unas gustaron más que otras, algunas fueron premiadas y otras no
comprendidas (también le pasó a Johann Sebastian Bach), pero todas sonaron a las puertas del
mar.
De vuelta a nuestros frescos valles, tocará seguir trabajando, jugando, creando. Prepararemos
los próximos conciertos, en nuevos o en ya conocidos escenarios; y allí seguiremos mostrando
a la eternidad lo que más nos gusta, jugar a ajedrez y compartir nuestra afición.
Gracias por hacernos felices.


19, … diecinueve compositores de nuestro club anduvieron por tierras que fueron Curia de Tarragona, que pocos recuerdan como Vila-seca de Solcina (Vila-seca dels Olzina).

De los más puer, como Noah, Ariadna, Aramí, Roc, Arnau S., Adahara, Laura, Alejandro, Iago, Arnau P. y Asier; a los más Iuvenis como Ainhoa, Gorka, Sergi, Pau T., Pau M., Òscar, Ferran y Gaby. Los acompañaron nuestros mejores directores, como Lluís, Josito y Marc; y también estuvieron sus familias. Todos tocaron su propia sinfonía.

Cada una tuvo su historia. Unas gustaron más que otras, algunas fueron premiadas y otras no comprendidas (también le pasó a Johann Sebastian Bach), pero todas sonaron a las puertas del mar.

De vuelta a nuestros frescos valles, tocará seguir trabajando, jugando, creando. Prepararemos los próximos conciertos, en nuevos o en ya conocidos escenarios; y allí seguiremos mostrando a la eternidad lo que más nos gusta, jugar a ajedrez y compartir nuestra afición.

Gracias por hacernos felices.

(Crònica d'en Joan Antoni Pérez)